¿Para qué llevamos a nuestros hijos al cole?

¿Para qué sirve el colegio? ¿Cuál es su objetivo?

Está claro que el gran objetivo de la educación es conseguir que los alumnos aprendan.

Pero, ¿se alcanza ese objetivo en la enseñanza tradicional?

Estamos hablando de una ensaeñanza basada en enseñar lo mismo, a todos y al mismo tiempo. Y aún podemos profundizar más, ¿es lo mismo enseñar que aprender?  

Como ya sabemos los métodos tradicionales están actualmente en tela de juicio, pues están centrados en la enseñanza y no en el aprendizaje y no demuestran ser eficaces para las exigencias actuales de la educación.

Imagino que ya conoces aquella anécdota de aquel profesor de pedagogía, de una facultad de magisterio, que el primer día de clase les dijo a sus alumnos, futuros maestros:

– “¿Quieren ver que hice este verano? Lo he pasado enseñándole a mi perro a hablar. Y aquí lo he traído para que comprueben el resultado.”

El perro entró en el aula y se tumbó. Los alumnos estaban espectantes. Pero no pasaba nada. Pasado un rato comenzaron a desesperarse y uno de ellos, el más atrevido, protestó:

-“Profesor su perro no habla.”

-“Efectivamente, -le contestó el profesor,- les dije que había pasado el verano enseñado a mi perro hablar, no que mi perro hubiese aprendido.”

Esta anecdota, ampliamente conocida, nos demuestra que a veces nuestro esfuerzo por enseñar no obtiene los resultados que deseamos, sobre todo si no estamos en sintonía con el alumno o si no usamos el método adecuado.

Y no nos dejemos engañar, el colegio debe ser un lugar de aprendizaje, no de enseñanza. No son los alumnos los que deben adaptarse al sistema, sino el sistema adaptarse a los alumnos. Esto es fundamental si queremos conseguir los resultados que andabamos esperando: “Que nuestros hijos aprendan.”

Es por esto, que en el Colegio Internacional de la Subbética utilizamos métodos alternativos, como Montessori. Porque estos métodos se centran en el alumno. Siendo este es el protagonista de su aprendizaje. Son métodos activos que permiten aprender mediante la experiencia diaria llevada a cabo por el niño. Siguiendo sus intereses, su ritmo y sus necesidades. Pero sin que esto esté en detrimento de un curriculum que generalmente sobrepasa el curriculum tradicional.

Es decir, que aprenden más allá de lo que suele exigirse en una enseñanza convencional. Sobre todo en matemáticas donde la mayoría del alumnado suele fracasar. Sin embargo, como esta pedagogía parte desde la práctica, a través de materiales sensoriales, el niño aprende de forma intuitiva todos los conceptos más rápidamente y con menos esfuerzo.

 

Podemos decir que estos métodos alternativos, ponen al alcance de los alumnos herramientas que les permitan ir aún más lejos de simplemente aprender. Ya que alcanzan la deseada competencia de “aprender a aprender”. 

Y, como ellos mismos gestionan su aprendizaje, a partir de los medios educativos que las guías les ofrecen, se consigue que los niños aprendan todo lo que sean capaces de asimilar. Llegando además a ser autónomos e independientes, pues son ellos los protagonistas de su aprendizaje, hasta finalmente convertirse en alumnos capaces de aprender por sí mismos.

Hoy día ya sabemos que la metodología Montessori, adecuadamente aplicada es muy eficaz.  Ya está demostrado científicamente que estimula el desarrollo. Aquí ya hablamos de diversos estudios que probaban como los alumnos que habían estudiado en escuelas Montessori destacaban frente a los que habían estudiado en centros tradicionales. Si estás interesado puedes comprobarlo en este artículo entrada.

Es por ello, que en el Colegio Internacional de la Subbética hemos apostado firmemente por la aplicación de este método de forma adecuada. Y no nos referimos a coger pequeñas partes o algunos materiales, sino a la inmersión de los niños en esta filosofía que está dando tan buenos resultados.

Si quieres conocer más sobre nosotros, apúntate a las jornadas de puertas abiertas, te esperamos para contarte más.

Jornadas de puertas abiertas.

* Todos los campos son obligatorios

Acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *